miércoles

Lunes por la mañana.

Hey, espérame!
Adriene cruzaba la calle a toda prisa con la carpeta pegada al pecho y la mochila colgando sobre sus hombros.
Gin la esperaba impaciente al otro lado.
-¡Venga, tía, que no llegamos!
Hoy Gin llevaba esas Vans que tanto le gustaban, esas lilas y blancas de cordones amarillos. Naturalmente, eran de Adrie.
El vapor se escapaba entre sus labios y su cara sonrojada dejaba ver la fatiga de la carrera.
-Perdón, mi padre me entretuvo en la puerta.
-Tú y tu puntualidad, bonita.
Gin se echó a reir, dejando entrever unos dientes blancos y bien cuidados. Adrie la siguió con una violenta carcajada.
-Vamos, anda.
Ya sonaba la sirena del instituto a lo lejos, y ellas todavía seguían andando como si nada.
-No vamos a llegar, lo sabes ¿No?- Dijo Adrienne disimulando una risilla.
-Bueno, como cada Lunes, el de Historia ya nos conoce.
Ambas rompieron a reir y soltaron las mochilas en uno de los bancos de la plaza de Nunca.
-Tengo que enseñarte algo.
-¿Sí?- Gin se encendió un piti mientras hablaba.
La niña sacó una libreta desgastada de la mochila y se la tendió-
-¿Qué es esto?
-Míralo, está casi terminada.
Pasó las hojas con cuidado y se paró en el final de un parrafo, las letras parecían apreciarse en cursiva.

Y nos conocimos.

Y un corazoncito dibujado a mano. Tal que así. ♥

1 comentario:

Arenas dijo...

ME ENCANTA. SERÁ GUARRONA JODERES(L)